4 may. 2014

Palabras para C.

Yo sé que a veces piensas que la vida no es más que un decorado
donde no sirven champán ni días festivos.
Sé que a tu lado sólo ves relojes inservibles,
horas que se rompen como botellas en los parques.

Pero debo decirte que la vida es más que un nudo sin dedos,
que la vida es una mujer que se abre de piernas cuando te tratas bien,
que no puedes esperar a que sea el resto quien venga con regalos
aunque a veces tampoco pasaría nada si así fuera, ¿verdad?

Sería buena idea buscar una escoba de palabras
para barrerte por la noche el corazón,
cuando aúllan los lobos de la melancolía
y un nombre de 7 letras te estruja desde el pasado la garganta.

Pero tal vez no haga falta y sólo sea preciso
que dejes de esperar aquello que decides no encontrar.
Que no hay peor regalo que prohibirse la alegría
y sumarse al coro de los niños de veintitantos
que huyen de aquello que desean.

Sería bueno escapar de la autodestrucción por decreto
y volverte permeable alguna tarde
por si llueven cosas buenas por tu barrio.

Que yo sé que la vida te tiene reservados
cien veranos a la vuelta de la esquina,
canciones de ruptura que ya no hablarán de ti,
noches que durarán un año
porque pasarás esos 12 meses
abrazada al cuerpo que esperas.

La vida te tiene preparado un domingo
con forma de corazón y nombre de persona
y en la calle echarán una película
donde no ganarán los buenos pero al fin tú serás feliz.

Sé que se va a desplomar un cielo azul sobre tu casa
y serás capaz de ver lo que no ves:
que aquí afuera hay personas
que quieren dejar de ver a la niña
que se araña cuando no la miran
y eso sucederá muy pronto.

Que yo sé que sólo te hace falta conocerte
y perdonarte no haberte conocido mejor
cuando te culpabas por todo.
Que yo sé que ya eres esa persona
pero aún no quieres verlo y lo entiendo.
Que yo sé que tú eres el jinete y el caballo de carreras
y también el resto de jinetes y caballos de la carrera
y que ya estás en la meta.

Que yo sé que el camino hacia uno mismo
es el único que después del esfuerzo que supone
deja las suelas menos gastadas
y que en ese camino tú vas a dar
con brazos que te ofrecerán su paisaje,
con bares que no harán ya más preguntas,
con una soledad que no sea vista como una guillotina,
una soledad que romperás cuando tú quieras,
porque tú quieras, porque así te lo pida el alma,
para entregarte de lleno al amor más importante de tu vida,
el abrazo que se da uno mismo.

No tengo ninguna duda.
Sé que así sucederá.
Y que para que pase todo esto
solo hace falta una cosa:

que tú también lo sepas.

22 comentarios:

Laura Ali dijo...

Gracias por haberme hecho sentir ayer un poquito más feliz. Nunca pensé que una persona en apenas 5 segundos haya podido habrirme tanto los ojos. "Laura, espero que se vaya el invierno y que sólo vuelen en tu pecho mariposas". Es justo lo que voy a intentar hacer, dejar atrás todo aquello que no me sirve, dar carpetazo de una vez. Eres genial y, no puedo permitirme el lujo de no verte cada vez que puedo.

Anónimo dijo...

No sé que hará C pero yo pienso ponerlo en la puerta de la entrada y cerrarla con llave por las noches. Detenerme a leerlo cada mañana para dalir por esa puerta con la piel un poco más susceptible al aire

Analía dijo...

GENIO del corazón y las palabras.
GRACIAS!

Marea. dijo...

Grandes tus palabras, que llegan cuando más se necesitan...no hay nada más importante que creer en ti mismo. Una vez más llegas al alma poeta, objetivo cumplido Maruu. Felicidades!

sinparaguas dijo...

Muero de ganas de vivir desde hace unos meses. Tu concierto del viernes en Sevilla me intensificó esa sensación de ganas de comerme el mundo.

Este poema me lo tomo como un mensaje directo, y no sé en que punto de la vida estaba C para enviarle este mensaje; sólo sé que me iba a dormir harta de cervezas, frustraciones y latigazos por mi gestión emocional y ese último verso me hace acostarme mirando el lunes de otra manera porque todo lo que me falla es eso:

Sólo hace falta que yo lo sepa.

Besos inmensos

Finis mundi. dijo...

Leo esto, y siento que es para mí, que soy C. Tal vez sea así, aunque no me conozcas, aunque haya millones de Ces en el mundo, de Claras, Carmenes, Cecilias, e incluso Celias,como yo, pero esta noche yo soy C, con sus problemas, que son los míos, con sus dudas, que son las mías, con ese interminable viaje entre el ser niña y ser adulta, entre el caminar dudosa o segura de mí misma, entre elegir lo que debes o lo que quieres, entre saber qué debes y qué quieres. Gracias, M. Te responderé tu cara, quizá muy, muy pronto.

Anónimo dijo...

Eres increíble. Eres muy grande, de verdad. Tengo 19 años, pero de mayor quiero se como tú. Eres la inspiración hecha persona. Un millón de gracias por todo lo que escribes.

Anónimo dijo...

Me encanta cada entrada tuya. Tu foto destacará en los libros de literatura en el futuro! GRANDE.

Alba Jiménez Rodríguez dijo...

Impresionante. Eso es arte.

Anita Dinamita dijo...

Me lo aplico todo para mí, y me empiezo a dar cuenta ahora mismo.
Y un abrazo

Anónimo dijo...

Vaya, por lo que he podido leer hay muchas Ces.
Entro en tu blog cada día para comprobar si has actualizado y cuando vi este poema iba con prisa y me dije que ya lo leería más tarde. El caso es que entre el trabajo y algunas cosas más no ha sido hasta hoy cuando he vuelto para leerte. Y no ha sido hasta hoy cuando precisamente he necesitado algo así.
Yo soy S, pero también me has hecho sentir C esta noche.

Ardillazul dijo...

Será para C. pero yo también la hago mía :)

Anónimo dijo...

Me uno. Los C son legión. Desde hoy te has vuelto un imprescindible. Ya necesitaba palabras que acariciaran....

Anónimo dijo...

Madre míaaaaaaaaaaaa, me vuelvo a quitar el sombrero.

Ana

Anónimo dijo...

para entregarte de lleno al amor más importante de tu vida,
el abrazo que se da uno mismo.

No tengo ninguna duda.
Sé que así sucederá.
Y que para que pase todo esto
solo hace falta una cosa:

que tú también lo sepas.
-----------------
Lo que cuesta a veces creer en una misma y decirse, yo también merezco lo mejor y debo creérmelo.

Desde hoy fan del blog.

Ana

Amapola dijo...

La primera vez que lo leí, fue en Facebook,lo hice por su nombre. C es la inicial de mi nombre cuando no escribo, en lo corriente.
No me resultó difícil hacer mío este poema. Es hermoso!

Me quedo con esto: "que dejes de esperar aquello que decides no encontrar"

Un abrazo gigante Marwan!

Anónimo dijo...

Genial!! Te he encontrado por casualidad y me encanta lo que escribes. Un abrazo

Ane Santiago Quintas dijo...

Creo que a esto se le suele llamar Serendipia

Cristina Garcia dijo...

Hola me gustaría saber a que libro de Marwan pertenece este fragmento? Es que me gustaría poder leer y oler esta maravilla siempre qe quiera. Gracias:)

Cristina Garcia dijo...

Hola me gustaría saber a que libro de Marwan pertenece este fragmento? Es que me gustaría poder leer y oler esta maravilla siempre qe quiera. Gracias:)

Cristina Garcia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marwan dijo...

Hola! Este poema forma parte de "Todos mis futuros son contigo", mi nuevo `poemario. Besos