13/4/2014

Un extracto del libro que acompaña a mi nuevo disco "APUNTES OBRE MI PASO POR EL INVIERNO"

Mi adolescencia fue rara, sísmica,
a veces me sentía vacío como un cuerpo sin propietario,
como un nombre sin un objeto al que aludir
y otras, en cambio, la alegría aparecía y me limpiaba los zapatos.
A veces era un pájaro sin domicilio
y otras una convención de palomas
dándose un festín en los bancos del parque.

Fue una playa inacabable
y también un paisaje
en el que la amargura
cazaba a sus anchas.
No sé, la adolescencia me parece el título de una película
en la no iban tan mal las cosas

pero con un protagonista equivocado.

....

11/4/2014

"Apuntes sobre mi paso por el invierno"

En breve publicaré mi 5º disco "Apuntes sobre mi paso por el invierno". He querido ir un poco más allá y será un disco libro de 96 páginas, compuesto por un poema de 80 páginas y 14 canciones. Si tuviera que definirlo de algún modo diría que es un viaje emocional hacia la luz, hacia la felicidad. Me muero de ganas de tenerlo en las manos y de que a todos los que me escucháis o leéis con cariño os llegue al corazón.

En breve publicaré un adelanto.

Os dejo por aquí el cartel con las fechas de la gira de presentación.



Mil abrazos

Marwan

5/4/2014

Un pequeño fragmento del poema de mi disco libro...

Os dejo un pequeño fragmento del poema que forma parte de mi disco-libro nuevo que publicaré en unas semanas...

............

Fue un amor brutal,
un temporal que dejaba las banderas arrancadas,
los arboles caídos sobre los coches,
las líneas sin servicio.
A veces fue hermoso como es hermoso mirar un huracán,
y fue un huracán por eso,
pero sobre todo,
por sus consecuencias.
La población de aquel país
tardó varios años en volver a la normalidad.
Lo curioso es que en ese país yo era el único habitante.
Ella era el viento, los pulmones brutales de la duda,
de mi invierno.

.............

31/3/2014

Consideraciones con respecto al amor

Durante aquellos años nos acostumbramos al fracaso. No solo nosotros, también todos mis cercanos, mi hermano, Lucas, Diego, Luis, Dani, David, Noa, Cris. Éramos un magma de cuerpos flotando por las habitaciones, flotando del mismo modo que flota la decepción por una casa donde se ha escuchado decir adiós. Flotábamos entre el desamor o ¿era al revés? Tal vez era el desamor quien flotaba a nuestro alrededor, quien abrió sus alas y sobrevolaba nuestras vidas mirándonos como un halcón mira a su presa, sabedor de su victoria. De sus garras no escapa nadie y ahí estábamos todos, sujetos a las uñas del desamor, viendo pasar las promesas, recogiendo las buenas intenciones como papeles tirados del suelo, sin tiempo suficiente para barrer la suciedad que dejó el pasado. Recuerdo que era igual para todos, que nos acostumbramos al fracaso y nos dábamos consejos los unos a los otros y también recordé entonces aquella frase de Jodorowsky que decía que si te estás ahogando, no le pidas ayuda a alguien que ya está ahogado, y todo era raro y con un aire grotesco mirado desde esa perspectiva. El caso es que éramos una gran manada, éramos los sin rumbo, teníamos la frente llena de portazos, el corazón rodando por los bares y la desilusión no era solo una palabra de 4 sílabas sino la ciudad donde todos nos habíamos quedado a vivir, vecinos de un barrio hecho de puntos suspensivos.

Lo grande de todo esto es que a todos nos sirvió aquella época gris de preguntas y espirales. De un modo u otro aprendimos a buscar de otra manera, aprendimos que quien solo busca intensidad está perdido, porque a veces la intensidad te la ofrece un cuerpo que cae junto al tuyo y es preferible encontrar un cuerpo con el que ascender, o que te ayude al menos al aterrizaje y viceversa. Tardamos en conseguirlo pero todos, mis amigos, mis cercanos, incluso yo, aprendimos a caminar más lento, dejamos de pelearnos con nosotros mismos, dejamos de exigir garantías que tampoco nosotros ofrecíamos, huimos del cortoplacismo, retorcimos el cuello a la pasión infantil que nos mostraban las películas, llevamos a la prisa a una estación y cambiamos de paso. Esto trajo tropiezos, aún nos tropezamos de vez en cuando, porque es muy difícil ser uno y empezar ser otro y ser para siempre otro diferente y más cuando el cambio consiste en modificar un sueño tan profundo como el de una pasión del tamaño del universo, que nunca para, que nunca mengua. A menudo todo el mundo quiere darse el gusto de ser uno y no otro, y volver, por una vez, a ser inconsciente y a vivir deprisa aunque sea por un rato, solo un rato. Pero esto es breve como una noche de fiesta y hay que volver a ser otro, y trabajar día a día para cambiar las líneas de las manos y romperle la ropa a la rutina, tolerar la intermitencia de las cosas que te elevan y aceptar (o tal vez conformarse) con un vaso de pasión en lugar de con una pasión a chorros. Porque aquellos chorros se secaban de golpe tras quitarte la sed y lo intermitente de lo que hablamos es mucho más llevadero cuando no hay un abismo entre el encendido y el apagado.


Y ahora estamos aquí, en este país donde vamos conociendo un amor más verdadero, más duradero, más auténtico porque se basa en lo vivido, en lo construido y no en lo fabulado. Y qué queréis que os diga, a veces echo de menos aquellas brutales noches de incendio de las que hablaba la canción de Love of lesbian pero cuando la veo a mi lado noche tras noche, me sonrío para adentro y pienso que aunque a veces el amor no es constante realmente soy un tipo con suerte.

27/3/2014

¿Estás seguro?

Prefieres bajar al bar a ver el partido
seguir estúpidas conversaciones de whastapp
ir a tomar cualquier cosa a cualquier antro
fumarte un canuto en soledad
hundir tu nariz en las páginas de un estúpido best seller
cocinar tortilla de patatas sin cebolla
o estar flirteando con cualquier extraña.

Prefieres un debate político del tres al cuarto
las absurdas entrevistas del absurdo Iker Jimenez
navegar por los clasificados de coches del segundamano
cualquier noticia de deportes que te rescate
del agujero en que se ha convertido tu vida.

Visto esto,

¿estás seguro de querer seguir con esa relación?

25/3/2014

Uno de mis mayores sueños

Ayer cumplí uno de mis mayores sueños. Tuve la suerte de compartir una canción de mi disco junto a Nach. Quienes me conocen saben que me encanta el rap y que Nach es actualmente mi artista favorito. Todo lo que escribe y su forma de interpretar me emociona hasta el extremo. Su sensibilidad a la hora de plasmar sentimientos e imágenes, bajo mi puto de vista, es inigualable actualmente en la música en español. Escribe con el alma, rapea con el alma y es un alma sensible y pura como pocas. Estoy teniendo la suerte de conocerle también como amigo y por ese motivo me alegra mucho más aún poder contar con su compañía y talento en el disco.

La canción que compartimos se llama "Necesito un país", es inédita, cada uno hemos escrito nuestra parte, hemos juntado nuestras voces y puedo asegurar que el resultado es realmente emocionante.

Me siento un tipo con suerte por el regalo que supone tenerle a mi lado en este disco. Eso queda ahí, grabado, para siempre, nunca podrá borrarse. Tampoco se podrá borrar la emoción que me produjo verle ayer en el estudio dejándose el alma en el micro. Me emocioné mucho, tuve que contener las lágrimas durante toda la grabación.

Os dejo por aquí el single de su último disco, que acaba de salir. No es un disco de rap, sino de Slam, o lo que es lo mismo, poesía rimada dramatizada. Si no lo habéis escuchado vais a flipar... Es tremendo.




10/3/2014

Todos lo recuerdan

Hoy los llamé a todos para
saber qué hacían ese día.

Mi padre, enfermo de gripe,
envuelto en su crisálida de mantas
no acudió a trabajar
y miraba las noticias callado
como un libro es una estantería.

Mi madre leía las desgracias diarias
en la habitual prensa matinal del bar
y empapaba su incredulidad
en el café con churros de cada mañana
cuando se enteró de todo.

Mi hermano no daba abasto en la unidad
de hematología del 12 de Octubre,
corría como un ángel triste
sabiendo que de esos momentos frágiles
dependía la vida de muchos otros ángeles.

María, mi novia, sabía que no pasaba nada
pero rastreo en su móvil mi descanso.

Mi amiga Emma desde México enviaba mensajes a ráfagas,
preguntaba por nuestras sombras.

Dani el poeta colgó su alma y su pregunta en un SMS,
quería saber que todos estábamos bien.

Yo me despertaba y sentía un escalofrío sin nombre
el preludio de varios meses de estupor.
No llamé a nadie. No dije nada.
Me senté a ver, a leer cifras macabras en la pantalla.

Todo el mundo sabe que hacía aquella maldita mañana,

aquel 11 de Marzo de 2004.

7/3/2014

Un pequeño texto de Julio Cortazar


Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque la aman, yo creo que es al revés. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto.