5 nov. 2012

El concepto del amor va cambiando con el tiempo


Nunca dije adiós a la primera,
siempre formé parte de los chicos
que se quedaban esperando
a que fuera el azar quien lo aplastara
o le diera un beso.

Porque los niños-jóvenes viven el amor
con el mismo volumen que los adultos
solo que sin cicatrices,
con heridas pero sin cicatrices.

Me dejaron todas las chicas con las que estuve antes de los veinte:

Leticia, que me deseligió y me cambió como un cromo
yéndose con un chico de ojos azules.

Lucía, que me dejó 3 veces y a los 27,
tras 10 años sin vernos,
justo antes de casarse me pidió el beso
que nunca llegamos a darnos
para estar segura del camino que tomaba
Nunca os diré cuál fue el desenlace.

Marta, que me hizo temblar en un banco del parque
regalándome la maravilla del primer beso con lengua
pocos días antes de los 13.

Blanca, que me quiso con 14
y tardó 17 años en dejarme volar entre sus piernas.

Raquel, que sé que tuvo un hijo
y que vino a algún concierto.

Ana María, que supo desabrocharme la ropa y la niñez
sobre una cama el día de nuestro aniversario.

Y Susana, que nunca rompió conmigo
porque nunca me permitió ser realmente nada suyo.

Las recuerdo a todas y a casi todas con cariño
pero no puedo evitar pensar
que junto a ellas nunca aprendí nada,
no por su culpa, sino por la mía,
que hasta hace muy poco –y tengo 33–
pensaba que el amor consistía en sentir mucho,
en querer hasta reventar
en experimentar una admiración religiosa por la piel amada
y no en encontrar una maravillosa compañera de viaje
como ahora pienso que debe ser.

Más que nada porque la pasión en la que me basaba
siempre acaba emigrando a otras habitaciones
y no hay un motor en el mundo
al que tras hacerlo trabajar a toda maquina,
sin un segundo de respiro,
aguante al mismo ritmo por varios años.
Siempre se acaba quemando.

Tal vez por eso ahora me lo tomo con más calma
evito las ciudades de la prisa
y acepto que los días grises también
forman parte del decorado.
Tal vez por eso, amor,
no te entrego todo el fuego
ni me vacío para dártelo todo
porque eso me convertiría
en un hombre sin nada.
Por suerte tú tampoco lo haces
no inviertes toda tu fortuna
para rodar una escena perfecta
y haces bien.

Pero también sabes que nunca falto
y yo sé que tú nunca faltas
y sabes que yo sé que darías todo lo que hiciera falta
(que no es lo mismo que darlo todo)
y yo sé que tú sabes que daría absolutamente todo por ti
pero que tampoco hace falta.

Y todo,
la palabra nosotros,
estas reflexiones,
las noches a tu lado,
forman parte de algo
que no he llegado a entender
pero que me hace inmensamente feliz.

24 comentarios:

Sandra Milan dijo...

Wow excelente poema muy inspirador nos deja una buena leccion de lo que podria ser el amor tema tan complicado,que sin embargo en tus canciones tan hermosas nos haces suspirar saludos y toda mi admiracion desde mexico

Marta dijo...

Solo me ha salido un suspiro acompañado del asentir con la cabeza. Eres muy grande. Nos vemos en Zac Club, poeta.

Pentagrama dijo...

impresionante!!! buena disertación a ritmo de poesía, esta lección deberían enseñarla en la escuela con este mismo poema. GRACIAS!

B€!t@ dijo...

Un buen punto de vista sobre el amor... Ahora está muy idealizado y muy olvidado también. Solo buscamos (de los que nadie se quiere incluir y deberían hacerlo...) el amor perfecto, el sentir sin barreras y no de las pequeñas cosas. Que no hay que darlo todo para decir que has sido el mejor novio/a del mundo ni que has querido como el que más... a veces, los que menos dan, son los que más han querido! Un beso enorme y espero verte pronto en otro concierto, pues enamoras con las canciones!! Un besazo desde Salamanca

doble visión dijo...

Mi estimado Marwan... a mis 58 y luego de haber tenido casi los mismos tropiezos que tu, sigo creyendo que el amor es querer hasta reventar y experimentar una admiración religiosa por la piel amada... No obstante tienes mucha razón en que una máquina no aguanta toda la vida funcionando al máximo, pero....

Lindo tema para hablar copa mediante alguna vez que vuelvas por Compostela!

Un abrazo y espero verte pronto por aquí!

Almu dijo...

Sólo te puedo decir, Ole, ole ole!!!!!

Qué sinceridad, que explicación más llena de luz... las palabras vuelan formando una mariposa de realidad.

Un besito!

Anónimo dijo...

que difícil saber lo que se quiere o como

Flor de lis dijo...

y quien de adolecente no imagino que el amor era esa imagen explosiva, fuerte y electrizante... donde cada momento parecia quitarte el aliento... ya el tiempo te enseña que el amor tambien es la pasividad, la riqueza de las cosas pequeñs de los detalles y secretos de dos, de las rutinas pequeñas. del cada uno con lo que es y con lo que tiene enriqueciendo la convivencia de dos... eso es lo que he venido aprendiendo a los 23...

Isa. dijo...

Como estoy en los veintipocos, estoy a medio camino de lo que escribes, y me reconozco en lo que se va, y en lo que se espera... ¡Qué grande eres, Marwan! :)

Anónimo dijo...

pues yo...a los 30...`poco he dejado volar al amor...
como bien dice Marwan, cuando se va la pasion parece que se va todo....y ademas si hay miedos..la admiracion se oculta, y si no hay admiracion...no hay amor, la verdad!!

Test de amor dijo...

Hola Marwan! No hace mucho que he comenzado a leerte pero por la calidad de lo que he encontrado he vuelto. Bellísimo poema has escrito!

Antonio dijo...

Hola Marwan, alguien más arriba comenzó diciendo a mis 58, para situar éstas opiniones en el contexto del paso de los años, digamos entonces, que a mis 59 pienso, sin quitarte un ápice de tu razón, que el amor debiera desbordar, solo así se multiplican los sentidos, y solo así se siente la vida a morir, dando igual el tiempo que ello dure, eso sí, tiene su precio, pero eso forma parte de otro poema. Enhorabuena por tu sinceridad y tu dulzura.
Un abrazo más

L. Mitsuko dijo...

Me has dejado con la piel erizada, otra vez.

Liedchen dijo...

Mi madre lo llama madurez... Es precioso, Marwan. Un abrazo

Sístole dijo...

"y sabes que yo sé que darías todo lo que hiciera falta
(que no es lo mismo que darlo todo)"

Sin darlo todo, porque todo es lo que siempre va a hacer falta que nunca me termines de dar.

;)

Azul dijo...

Tema apasionante... Amar, sin medida... Siempre pensé que es la única manera... Sin egoísmos, sin temor... Y cuanto más tiempo pasa, más segura estoy... Quizá lo más importante sea amar los dos del mismo modo, para que ninguno sienta que se vacía... Ufff... Es complicado eh?...

Eme dijo...

Pues si eso es madurar, que maduren los demás, yo voy a por las plastidecor...

Marisa dijo...

Porque yo soy yo y tú eres tú.

Y si un día la pasión
no viene a verte
yo ya miraré hacia el frente
tú no mires hacia atrás…

Un abrazo.

belen dijo...

Ese último párrafo del poema, casi sin quererlo o queriéndolo del todo y con fuerza, resume magistralmente en lo que se transforma ( y nos transforma) el amor a los 30.
Gracias por devolver el eco de las palabras!!

Anónimo dijo...

juajuajua... escribe como una chica de 15 años

Maria Leon dijo...

Simplemente...genial!!

Carlos Martínez Martínez dijo...

Grande, Marwan.

desamor dijo...

Si que es dificil si... me gusta este texto

Jose Luis Matos M dijo...

Inmenso Marwan...