19 jul. 2011

Reina de la calma

Amor,

querer es correr en dirección contraria a las heridas.


Me informan desde dentro

que me haces falta -demasiada- algunas tardes

y a tu lado el tiempo se vuelve una medida

que sabe que el pasado es una naranja seca

y que sólo se puede beber el zumo de las bienvenidas.


El mundo comienza entre tus dedos

y yo pienso en tus labios buscándome

en cualquier asiento de cualquier noche,

en cualquier hora de cualquier coche.


No se si llamarte eternidad

porque luego nos visitan los temores de siempre

y no hay mayor preso

que el que tiene que cumplir una promesa

para la que ya no quedan sentimientos.

Prefiero nombrarte reina de la calma,

quemar en una fuente los portazos,

abrir puertas en el agua

y buscar entre tus piernas

algo de ternura,

que tu carne alguna mañana

me de los buenos días.

8 comentarios:

.A dijo...

de que te sirve que su carne te de cariño alguna mañana , si por la noche sabes de sobre que ya se habra ido ? ..

Calipso dijo...

dulce, y de lo mejor que te he leido

Isa. dijo...

Me reconozco en esa cobardía que se esconde bajo los temores de siempre. La eternidad es mejor vivirla día a día que al amparo de unas palabras que pretenden ser promesa y que, tantas veces, se quedan a medias...

Por cierto, ¿para cuándo el libro de poemas? :)

Ofcourse dijo...

Amor,
supongo que todo se reduce a lo de siempre ..
Desear el ruido de tus zapatos, el olor a naranja de tus manos, tu sabor a compañía bajo las sábanas y todo, tras un segundo después de olvidarte.

Haze dijo...

Hermoso y triste como suele ser el amor...
Saludos
www.desdemiarboldelimon.blogspot.com

Sex Shop dijo...

Muy buenooo!!!!!

Suzanne Alexandro dijo...

Por que me calas tan dentro Marwan?

Suzanne Alexandro dijo...

Por que me calas tan dentro Marwan?