25 ago. 2010

EL HOTEL

No teníamos dinero para el hotel pero decidimos que esa noche había que vivirla a lo grande, sabiendo que hay noches que nunca vuelven. Nos fuimos al mejor hotel de la Gran Vía de Madrid y encargamos 4 benjamines de champán y fruta. Hicimos el amor como siempre, es decir, como nunca. Ella era única. Sus besos tenían algo de alas de pluma. Ella era de algodón, una ducha a pleno sol. Era necesaria. Por la mañana bajamos sin hacer ruido. Esperamos a que en el lobby hubiera mucho tráfico para salir corriendo. Me acuerdo de la policía viniendo a mi casa meses después exigiendo que pagáramos el hotel. Mi compañero de piso lo hizo con gusto. Ha pasado el tiempo, concretamente 30 años desde aquella noche en que tú tenías 30 y yo 31 y sigues a mi lado. Aun te veo pasar por la casa flotando de una habitación a la otra, oyendo tu respiración por la noche y aunque como dije, hay noches que nunca vuelven, te amo tanto que me parece que nunca llegamos a salir de aquel hotel.

17 comentarios:

aLba * dijo...

hay noches que nunca volveran..

Cuerpos a la deriva dijo...

Hay noches que nunca vuelven... y amores que nunca se van.

Un beso.

LaNiñaMariposa dijo...

Que bonito joder...

Hay noches que siempre quedaran grabadas a fuego en las pupilas de los que la vivieron...

Gracias como siempre querido amigo.

Besos.

eFe dijo...

tremendo

Quijo dijo...

Hay noches que se quedan tan clavadas en nuestras retinas, que impregnan todo nuestro ser,....que se convierten en eternas :)

rOo RAMONE dijo...

Hay noches que me pasaría soñando despierta aunque se me resecaran los ojos, pero si es de amor perfecto como ése... vienen a hidratarme lagrimas de felicidad (seguro!)

Manuel Cuesta dijo...

Maravilloso texto querido amigo, mucha suerte en el concierto de esta noche. Por desgracia no podré estar entre el público. Seguro que será todo un éxito.

Abrazos.

MuñEkiTa CaT dijo...

Hola,

Estimado blogger, visité tu blog y está excelente, me encantaría enlazarte en mis 2 sitios webs.

Y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiar ambos blogs con mas visitas.

Espero tu Respuesta a munekitacat@hotmail.com

Un cordial saludo

Catherine Mejia

Alfonso 'el loco' dijo...

Me encanta!!

Mi blog:
http://alfonsoelloco.blogspot.com/

Allek dijo...

Porque hay noches que se quedan ancladas en los cinco sentidos, porque hay noches que quedan embalsamadas..

Anónimo dijo...

Las locuras que se cometen cuando estamos enamorados no se olvidan nunca.
Incluso, con el paso de los años, al recordarlas, nos provocan vergonzosas sonrisas, al darnos cuenta de todo lo que hemos cambiado con el tiempo, y de lo que éramos capaces de llegar hacer por amor.

Los grandes amores, jamás se olvidan, y de vez en cuando, como tú bien dices, Marwan, los "vemos pasar por la casa flotando de una habitación a la otra".

sonrisascalidas dijo...

Brindo por la suerte de algunos que tienen amores que no se van ;) Porque yo recuerdo momentos en que fuí feliz que no siguen en mí.

Me gusta tu blog :) te sigo!!

Enjoy the silence dijo...

"que parece que nunca llegamos a salir de ese hotel"... creo que me he quedado un rato en blanco.

Cloe dijo...

Tremendo... una historia como no creo que haya otra, no se puede decir tanto con tan poco.

Gracias.

LoreVero dijo...

qUE SEA ETERNO MIENTRAS DURE...Y QUE CADA DIA SEA UN REVIVR DE AQUELLA NOCHE...SERIA MARAVILLOSO ¿NO?
bESOS

Ainhoa dijo...

Hicimos el amor como siempre, es decir, como nunca. Ella era única.

Me encanta!!! Curiosamente el otro día me preguntaron que es lo que más me gusta cuando estoy con alguien y mi respuesta fue "que me haga sentir única"...

MIGUEL ANGEL dijo...

Preciosa historia retenida en el aire de la nostalgia....Bonito, hasta rabiar, hasta doler, hasta matar, tierno y dulce, hasta la saciedad. Un abrazo