7 de ene. de 2014

Consideraciones con respecto a la aceptación

Solo hay una manera de no encontrar remedio y es pelearse con la realidad. Solo quien acepta la derrota o el tropiezo, el bloqueo o el portazo, solo aquel, puede reconquistar la belleza, viajar a otra parte, cambiar de pantalla. Quien se resiste a aceptar lo sucedido, quien se pelea consigo mismo por lo que pasó y se hunde en el reproche, propio o ajeno, no consigue salir de las praderas inacabables de la lamentación. Solo aquel que da por buena la derrota o el tropiezo deja tras de si el muro que lo castiga y es capaz de emigrar hacia otro estado del corazón. Supongo que tú mismo has lamentado mil veces mil situaciones mil cosas. Cosas como no encontrar la pareja idónea y te has pegado contigo (o con tu pasado, con los hombres, con el mundo,…) por ello. Cosas como no ser capaz de dejar aquel apego estúpido a aquello que te hace daño. Seguro que has lamentado cosas como tu tendencia a maltratarte y te has identificado con ello como si fuera una hebra infinita de tu ADN. Y estoy seguro que de ese modo no hallaste solución. Estoy seguro de que en alguna vida has querido huir y has lamentado tu situación: no hallar fuerza en tus piernas, no hallar una cerradura para abrir la puerta. Y te puedo decir ahora (tras caerme de boca mil veces con el mismo problema) que siempre estuviste, al igual que yo estuve, tratando de abrir la puerta con la llave equivocada. Desear no es suficiente. También hay que tener arte para olvidar y para cambiar de destino la mirada. ¿En qué piensas ahora? ¿En qué te centras? ¿En encontrar pareja o en lo mal que te sientes por no encontrar pareja? ¿Acaso te perdonas no ser capaz de hallar la ruta de salida a este bloqueo o te das permiso para sentirte mal el tiempo que te haga falta? ¿En qué piensas ahora? Dímelo. ¿Tratas de que te pidan perdón o lo das tú? Sé que es la tarea más difícil de la tierra, que ser capaz de cambiarte los ojos o la meta es uno de los trabajos de Hércules, pero te lo debes porque mientras vistas las camisas del reproche, todo lo que esperes de fuera te convertirá en un hombre vacío, en una mujer en una estación. Esperar que la vida te trate mejor sin cambiar no sirve de nada. Para que pasen cosas nuevas hay que hacer cosas nuevas. Tienes que creerlo. No hay un ser humano que no cambie genuinamente, profundamente, y no le pasen cosas diferentes. Ahora, la tarea es aprender a cambiar y tal vez necesites ayuda. Si lo necesitas estoy aquí, entre estas hojas, preguntándome, por qué coño tardas tantísimo en llamarme.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Realmente impresionante. Uno de tus mejores textos, gracias por compartirlo con nosotros.

Anónimo dijo...

Ojala pudiera tener una conversación contigo...

Trece dijo...

Genial, simplemente genial.

Anónimo dijo...

Increíble, como siempre. Gracias por salvarme la vida una vez más.

Raquel Serrano Martin dijo...

Es como escuchar a mi terapeuta. Tienes dos trozos de carne en la nevera y uno está bien y el.otro podrido. Entonces porqué recurrir al mensaje podrido si tienes uno fresco y que no huele mal??

. dijo...

Alucinante. Dame tu numero que te llamo jajaja

Anónimo dijo...

Seria alucinante tener una conversación contigo

Maria Bejarano dijo...

EL arte también es plasmar la realidad en palabras.
Gracias, por compartirlo con el resto de los mortales.

Anónimo dijo...

Ay corazón estoy tardando tanto porque perdí tu número, ya no tienes porqué preguntarte por qué coño tardo tantísimo en llamarte, era por eso!
Recuérdamelo y así consigues encontrar tu cerradura, que, obviamente, soy yo.
Si me necesitas estoy aquí, en tus redes sociales, cualquier cosa me nombras y ya tienes hombro sobre el que llorar. Jajaja
Besos.
Eme.

Analía dijo...

Intenso y real. Nos pasa, una y otra vez...no aprendemos, o sí, pero aprendemos lento.
Qué bien me hizo leer esto! Palabras como espejo del corazón que devuelve en reflejo alguna imagen que no gusta del todo y que finalmente decidimos intentar cambiar,
Me encantó! gracias por las palabras compartidas en este blog!

Anónimo dijo...

Simplemente precioso (y solo he leido las primeras 6 lineas... pero me urgía destacar la belleza de tus palabras y tu gran talento!)
Saludos nuevamente desde Venezuela.

Anita Dinamita dijo...

Hace tiempo que vengo dándome cuenta de que aceptar las emociones, sean cuales sean, es un camino necesario para sanarlas. Incluso me atrevería a decir que las alegrías también, a veces, necesitan ser sanadas. No sé qué podrías tú hacer al respecto pero ya tengo curiosidad.
Un abrazo

maria martinez dijo...

Marwan no se si lo tuyo es poesia, arte o una obsesion compulsiva que me he autoimpuesto para leerte cada noche antes de irme a dormir y pensar que he hecho yo para no encontrar al verdadero amor de mi vida. Eres muy grande! Gracias por hacer el camino al sueño profundo mas agradable :)

Anónimo dijo...

Gracias, solo eso

Anónimo dijo...

Cuando las cuerdas de la guitarra se dejan llevar por tus manos,por las líneas pintadas hasta tus brazos,fuertes, simples y suficientes.Tus ojos se pierden cuando la música nace,sobre neuronas agotadas de dias que tendran sentido luego,la distancia se acorta con la humildad de tus actos,con la honestidad de una sonrisa semi formada,levantas tu mirada.
Por recordarme que no hay peor guerra que la que se libera con uno mismo.Gracias.

paulanovellino dijo...

Que bien me ha hecho leeerte....que oportuno. Te conocí ayer, de casualidad (soy argentina), y descubrí en tus letras mi sentir...cuentas con una nueva admiradora...

Blood Like Lemonade dijo...

Increíble texto y blog el que tienes Marwan. Te invito a pasar por mi blog, en el que mi última entrada incluye la tuya. Espero que no te importe que la haya copiado allí.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Creo que desde hoy te vas a convertir en mi psicólogo virtual.

... esperar que la vida te trate mejor sin cambiar no sirve de nada...

Ana

Anónimo dijo...

Eres un máquina!!!! Me encantas