18/3/2013

Caminos


Yo no sé olvidar tus caminos
no sé salir del borde amable de tus recuerdos.
Siempre me acabo dando cuenta
de que la palabra nosotros
está hecha de almíbar en época de encuentro
pero llena de púas cuando se pronuncia en diferido.
La palabra nosotros
cambia de ropa en el transcurso del partido
y hace que la dicha y el insomnio
estén sólo a una despedida de distancia.

Yo no sé olvidar tus caminos porque
salir de ti es empotrarse contra la soledad
es golpearse contra la nada
caer por el sumidero de la angustia.
Y la angustia es un puente de ocho letras
entre el amor que se fue y el amor que vendrá
ocho paisajes seguidos
hechos con ceniza
de los álbumes de fotos.

Todo esto sólo es poema explicativo
la disección tranquila de una despedida
y sus dominios.
Nuestra historia es difícil
conocemos de sobra todos estos parajes
que acabo de nombrar
pero por suerte nunca tengo
que aprender a olvidar tus caminos,

tú siempre acabas volviendo.

7 comentarios:

.A dijo...

siempre acabas volviendo..pero con otro nombre..otro cuerpo

Alania Sánchez Chamizo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Vuelvo, y te encuentro en las cumbres y en el lodo, la verdad es que te encuentro en casi todo. Siempre o casi siempre te encuentro, quizá por eso vuelvo.

¡Grande I. Serrano!.

Gracias por los versos, Marwan. Preciosos.

Reve Llyn dijo...

¿Quizá vuelve porque no hay más mundo fuera?

Isa. dijo...

Y es que hay amores de los que es imposible desengancharse...

Anónimo dijo...

Cada vez que leo alguno de tus textos, me haces amar más la literatura y es que sabes crear belleza con las palabras como nadie.

Me emocionas cada día un poco más. Un beso y gracias por tu granito de romanticismo que traes al mundo.

Liedchen dijo...

Muy bello.

Un abrazo!