6 feb. 2013

El autobús


Te preguntas por qué diciembre
te eligió a ti entre tanta gente
mientras te pintas los ojos para ver
si cambia el mundo.

Tiras las preguntas sobre la cama
como quien vacía un bolso en ella
y te viene a la cabeza el día en que rompisteis
y se os atravesó el destino en la garganta.

Vuelves a los mismos pensamientos una y otra vez
y vas haciendo tu lista de reproches contra el mundo.
Te gustaría volver a una región sin sobresaltos
pero la niñez es sólo una foto amarilla.

Poco a poco se va haciendo de noche,
la tarde lo va llenando todo de cuervos
y el destino no clava ningún mensaje en tu contestador.

Le das alguna calada más al fracaso,
ese cigarro inacabable,
intentas esquivar las preguntas una y otra vez,
como a un invitado
que no se da por aludido cuando acaba la fiesta
y no quiere marcharse.

Buscas el interruptor para apagar tu cabeza
y hallas refugio en una serie tonta americana.
Piensas en todo lo que le dirías
si le volvieras a tener enfrente
y te recolocas la tristeza en el pelo.

Sé que no pides consejo a nadie
porque corres el riesgo de que alguien te diga la verdad.
Vives esperando un volantazo del destino
harta de echar de menos el cuerpo al que renunciaste.
Entonces ignorabas que esto pasaría
y que echar de menos es renunciar al presente.

El día pasará y la vida seguirá,
ganarán los mismos
perderán los de siempre,
y quizá, si eres paciente,
si dejas de correr –y te perdonas–
la vida deje de ser ese autobús
que se escapa justo cuando llegabas a la parada.

17 comentarios:

VANE-ALIVE dijo...

yo dejo de correr.. ya sólo voy, paso a paso!!

P dijo...

Es tan difícil dejar de correr cuando ves que vas a perder el autobús, como olvidar un amor, con sus reproches y sus caricias, con todo lo bueno y lo malo, y sobre todo cuando ya tienes una determinada edad... De todas formas, al final, todos nos perdonamos a nosotros mismos. Me encanta leerte, no pares nunca

D. Montesco dijo...

Muy buen final para este poema con el que todos nos podemos identificar en algún momento de nuestra vida.
Saludos crack ;)

Mónica. dijo...

Los poemas cada día son mejores. Que difícil el olvido, que fácil el recuerdo perpetuo.

Cristy.Berlin dijo...

Difícil es aminorar el paso cuando el ardiente asfalto derrite las suelas de tus zapatos, difícil no volver siempre al mismo punto de partida cuando tu otro yo se queda ahí anclado, difícil....difícil pero siempre necesario es perdonarse.

Poema sublime :)

Ena OteandoEstilos dijo...

Te acabo de descubrir por pura casualidad... genial las poesías, las frases que concentran toda una idea, difícil resumir así; la música... Me encanta todo. Enhorabuena.

tonyreyes dijo...

Se nos va el autobús de l..o no, quizás no siempre el nuestro el del mismo color de quien nos rodea.? reconozcamos que nos caemos y no es nada malo simplemente parte del siguiente paso..
me gusta esa manera de escribir un saludo

Maribel Torrecillas Font dijo...

exotico... como escarpias !

Liedchen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Liedchen dijo...

Ese diciembre maldito de 2012... Cuántos tipos de ruptura caben entre estos versos. Misma sensación, mismas rutinas, misma sensación de fracaso... Un dolor tan parecido. Qué más da que sea el amor por una persona, que el amor por un trabajo. El luto es parecido.

Gran texto, Marw.

Un abrazo fuerte!

Patricia C. dijo...

Si el amor no tuviera esta parte oscura....si no fuera tan absurdo y nosotros dejaramos de ser locamente idiotas o nostálgicos no existiria esta luz tan poética q reconforta al silencio y nos da voz...Renunciar a la pasión,al deseo del amor es vivir menos o no vivir,y para los q latimos tinta en un papel es ahorcar el sentimiento

sara dijo...

increible, cuanta razon..creo q siempre que leo algun poema o escucho algunas de tus canciones me quedo sin palabras, no me cansare de hacerlo..

Annie dijo...

Me encanta. No dejes nunca de escribir, eres un apoyo para muchos, incluida yo.

Niné dijo...

"y se os atravesó el destino en la garganta."

Creo que no se podría haber explicado mejor, ni de una forma más sencilla. Increíble.

Anónimo dijo...

Precioso poema. También incluído en tu libro 'La triste historia de tu cuerpo sobre el mio' No puedo parar de leer una y otra vez todos las páginas. Gracias por traernos a todos con tus poemas y tus canciones un trocito de felicidad y un rato para hacernos pensar, soñar, volar.

Maria Turró Vilanó dijo...

Magnífic.

Michèle Camlann dijo...

La historia de tantas mujeres esta en este poema...Nunca dejar de vivir en el presente es dificil, pero saludable para quedarse en la alegria de la vida y no verla irse como un autobus otra vez sin subirse!