30 abr. 2012

Consideraciones con respecto la cambio


Estuve triste antes de ti.

Aquellos meses grises
se sucedían uno tras otro
bogaban como escualos
iban directos a por mí
-la natación del desencanto-
y me mordían fuerte en el vientre
y me sacaban las tripas de dentro
y las volvían a meter
pero ya de otra forma.

Las dudas golpeaban con furia
en las puertas de mi cabeza
rompían todas las campanas juntas
nadie le besaba en la boca a la certeza.

Pasarlo mal es la antesala de alguna cosa.
Lo malo es que no se suele saber de qué
y la vida se convierte en sala de espera,
en un ring de boxeo con dos contendientes:
tú y el porvenir.

Y siempre gana nadie.

Ahora me pregunto qué hice mal
para pasar por ello
qué hice bien para pasar por esto ahora
para tenerte aquí
llena de aniversarios
rellenando los rincones olvidados
con tu coleta desmayada
con tu boca hecha de peces rojos
diciéndome
he pensando tanto en ti,
mira por debajo de la mesa
que hoy no llevo bragas.

5 comentarios:

Sara dijo...

Gracias por hacerme sabe que la espera, al final, tiene su recompensa. Me alegro por tí.

P dijo...

La vida son ciclos, unos buenos, otros malos, otros peores y otros superiores, hay que pasar por todos ellos para sentirse vivos y para explorarse y aprovechar esos momentos superiores. Un abrazo

candela dijo...

Precioso...

Lara dijo...

Pasarlo mal es la antesala de alguna cosa... yo diría que lo malo solo lleva a lo malo y lo bueno, lo bueno solo puede desencadenar en amor latente en la mirada de cualquiera que se atreva a sentirlo de verdad. Estar dispuestos a pasarlo bien como antesala de alguna cosa BUENA, es una decisión propia, ardua de llevar a término, pero con dulce siempre el final.

mime dijo...

Eso de que la vida se convierte en una sala de espera es tan cierto que, cada cierto tiempo, cuando una se percata de eso se le ponen los pelos de punta y empieza a correr... con una estúpida intención compensatoria. Unos textos preciosos los tuyos.
Saludos desde Las Palmas.