2 dic. 2010

Poema de autoayuda

Todos los gurús espirituales
los maestros en educación emocional
los psicólogos que hablan de no anclarse a nadie
los místicos que promulgan el camino de la autosanación
aquellos que miran por tu crecimiento personal
los expertos en autoestima
los que recomiendan ser fuerte
y depender sólo de uno mismo
tienen razón
pero yo soy más feliz cuando tú me miras.

19 comentarios:

Cecis ... funámbula dijo...

Excelente...mas que claro...y tan cierto!

Ladrón de Guevara dijo...

Sólo debería hablar de felicidad quien sabe amar.

Cuídate.

Liedchen dijo...

y no existir si no me miras tú que canta aquel...

carmen.-


Pd: Que verdad más grande...

Quijo dijo...

y el resto ya deja de importar...

Un abrazo! :)

Btrz - eai dijo...

me gusta mucho, sobre todo porque es de esas cosas que lees y esperas un final que te sorprenda, como éste.
esa ultima frase es la clave de todo,bua.

te escucho mañana en Salamanca :)

∫эЅšψ dijo...

El amor y su encanto. La felicidad, los altibajos...la poesía.

Un beso!

byztorr dijo...

Para mi amar es quien consiga todo eso, y sea feliz a la vez a tu lado...Me parece 2 cosas complementarias el amor y todo el resto del poema...

douce.cerise dijo...

Genial :)

douce.cerise dijo...

Genial !

douce.cerise dijo...

Genial !

douce.cerise dijo...

Genial!

La chica de los chupetines dijo...

adoro tu forma de escribir, es perfecta

Vértigo dijo...

totalmente cierto.

.A dijo...

yo soy más feliz cuando me despierto con ella a mi lado..
que tengas un genial fin de semana :)
espero que todo vaya bien

belga_seg dijo...

Genial! Contundente el final :)

julia dijo...

claro, se es más feliz cuando puedes compartirla.

Anónimo dijo...

A mi tampoco me gusta la palabra despedida, mejor quitarla del diccionario

MIGUEL ANGEL dijo...

Que cierto, que bonito, que duro pero que dulce.... Abrazos

elías dijo...

Hola. Ciertas, realistas y bellas palabras. Hay muchas cosas que uno puede anhelar en las relaciones con los demás y con uno mismo, pero creo que se puede establecer un balance o equilibrio sano, siempre y cuando haya una sólida autoestima. Felicidades.