11 oct. 2008

Las Olas (de Manuel Vicent)

Uno de mis textos favoritos de uno de mis escritores favoritos. Manuel Vicent es un escritor que escribe, como dijo Serrat, para el puro placer de los sentidos. Espero que os guste.

Las Olas

El mar es sólo un conjunto de olas sucesivas, igual que la vida se compone días y horas, que fluyen una detrás de otra. Parece una división muy sencilla, pero esta operación, incorporada a la mente, ha salvado del naufragio a innumerables marineros y ha ayudado a superar en tierra muchas tragedias humanas. Recuerdo haberlo leído, tal vez, en alguna novela de Conrad. Si en medio de un gran temporal el navegante piensa que el mar encrespado forma un todo absoluto, al ánimo sobrecogido por la grandeza de la adversidad entregará muy pronto sus fuerzas al abismo; en cambio, si olvida que el mar es un monstruo insondable y concentra su pensamiento en una ola concreta que se acerca y dedica todo el esfuerzo a esquivar su zarpazo y realiza sobre el una victoria singular, llegará el momento en que el mar se calme y el barco volverá a navegar de modo placentero. Como las olas del mar, los días y las horas baten nuestro espíritu llevando en su seno un dolor o un placer determinado que siempre acaba por pasar de largo. Cuando éramos niños desnudos en la playa no teníamos conciencia del mar abstracto, sino del oleaje que invadía la arena y contra el se establecía un desafío. Cada ola era un combate. Había olas muy tendidas que apenas mojaban nuestros pies y otras más alzadas que hacían flotar nuestro cuerpo; algunas llegaban a inundarnos por completo con cierto amor apacible, pero, de pronto, a media distancia de nuestro pequeño horizonte marino aparecía una gran ola muy cóncava adornada con una furiosa cresta de espuma que era percibida con gritos sumamente excitados: Los niños nos preparábamos para afrontarla: los más audaces preferían atravesarla clavándose en ella de cabeza, otros conseguían coronarla acomodando el ritmo corporal a su embestida y quienes no veía en ella una lucha concreta, sino un peligro insalvable, quedaban abatidos y arrollados. Con cuánto placer dormía uno esa noche con los labios salados y el cuerpo cansado, abrasado por el sol, pero no vencido. La práctica de aquellos baños inocentes en la orilla del mar es la mejor filosofía para sobrevivir a las adversidades. El infinito no existe, el abismo es sólo un concepto. Las pequeñas tragedias de cada día se componen de olas que baten el costado de nuestro navío. La única sabiduría consiste en dividir la vida en días y horas para extraer de cada una de ellas una victoria concreta sobre el dolor y una culminación del placer que te regale. Una sola ola es la que te hace naufragar. De esa hay que salvarse.

9 comentarios:

May dijo...

que sabio manuel vicent...tomar las olas de una en una...a mi al menos me hacia falta recordarlo.
gracias marwan
besos, may

Ladrón de Guevara dijo...

Siempre me ha parecido que el mar esconde un misterio que es difícil de descifrar, y cada vez que te cruzas con él, aparece otro motivo, otra forma de ver las cosas.

Una verdad, por cada ola.

Anónimo dijo...

Leer esto me hizo recordar al El viejo y el mar, del grande de Hemingway.
Qué jodido ha de ser vivir en Madrid, lejos del mar, no podría.
Besos para todos desde el Río de la Plata

Mar dijo...

Que maravilla...que forma mas buena de ver las cosas..

Me ha encantado...gracias una vez más Marwan por ofrecernos este tipo de textos que nos hacen disfrutar...

Muy buena eleccion.

(Ya queda poco para venir a Pucela jiji)

Salud^^

Marta dijo...

¡Hola! Hace un tiempo leí de Manuel Vicent el libro " Son de Mar" y la verdad me gustó mucho su manera trasmitir.

pd: Me gustó mucho el texto que elegiste.

Petonets :-)

Anónimo dijo...

Leyendo cosas que nada tienen que ver con el corazón (era sobre economía) he encontrado una frase con transfondo marino... igual nos ayuda a navegar :P
"Sólo cuando la marea se retira, sabes quién nadaba desnudo"

eFe dijo...

precioso texto
precioso porque habla del mar
precioso porque hoy me ha venido bien leer algo así

para empezar a cambiar un poco ciertas maneras de afrontar la vida hasta ahora que han sido de todo menos sanas


un beso

Ye. dijo...

Gracias por dármelo a conocer.

besits

nosoyrecomendable dijo...

a veces, textos como este te pegan en los dientes y te hacen ver lo imbecil que puedes llegar a ser .... a veces, eso es de agradecer ....



muÁ