31 jul. 2008

Mis amigos ya no se ríen

Mis amigos se quejan porque ya pasó el deseo y sonó el timbre de fin del recreo. Me dicen que una vida sin pasión es algo gris como el pulmón de un fumador. Nuestro comportamiento es automático, mecanizado, sin brillo. Pero no puede ser así en el amor, donde si asoma las narices la rutina la cama comienza a inundarse. Y mis amigos se quejan porque no lo soportan. Quieren a sus novias pero las quieren como se quiere a las fotos de la mili, con el mismo amor que las primeras zapatillas de fútbol que nunca te atreviste a tirar por los recuerdos que te traen. Ahí está el dilema. Nadie soporta el sonido de las cosas que ya se han ido. Todo son recuerdos pero en las páginas de actualidad hay pocas crónicas dignas de ser leídas porque son artículos escritos por periodistas de segunda, son paja. Si de una revista de historia se tratase habría capítulos y capítulos sobre mis amigos y sus días de gloria pero parece que la historia es una red llena de cruces (de cables) y no una revista. Y se aburren. Piensan que pierden el tiempo y a la vez no saben dónde ir. Si la dejan piensan que pierden un trozo de su cuerpo, que lo construido en años no se puede tirar por unos besos de una boca desconocida aunque esa boca abra el suelo como un terremoto. O si. Pero ese miembro que forma parte de su cuerpo es un miembro que está ahí por una mezcla de apego y responsabilidad. Esa responsabilidad es el causante de que el río de la duda aumente su caudal. No saben, no hay respuesta ni consejo o por lo menos yo no lo tengo para dárselo. Hay quien dice que hay que escuchar al cuerpo y quien dice que hay que aguantar. ¿Me voy o me quedo? Hay bocas que me sacuden por dentro pero ella es una especie de hogar, no hay problemas, ni búsqueda. Quizá tampoco hay nada de lo que esperas. Ella es refugio pero de nada sirve eso cuando al nirar en la bola de cristal te ves en unos años preguntando en lugares dónde devuelven los años perdidos. ¿El calor de un hogar o el fuego de sentirme a la intemperie con los dedos en la búsqueda? Como un día alguien pregunto...¿ El amor sin deseo o el deseo sin amor? Mis amigos ya no se ríen. Y así ellos y yo nos vamos dando cuenta de que...

21 comentarios:

Anónimo dijo...

PRECIOSO!!!!

Creo que si algo merece la pena es la capacidad para reirse, si ya no lo hacen...
En el hogar se está genial pero yo no renunciaria jamás a una noche a la intemperie bajo las estrellas con alguien que me erice la piel...aissss.
Ojala sonrieramos siempre...

Silvia dijo...

Y merece la pena el amor si te roba la risa?

Gema María dijo...

Me encantaría volverte a ver... ya te vi en Madrid (espectacular!!!!) pero ahora estoy viviendo en Salamanca (me acabo de mudar!) y ya te tengo morriña...
Podrías animarte y venir a Salamanca aunque ya no tengas ( y más aún si sigues teniendo, la verdad no estoy enterada) lazos tan fuertes que te unan a esta ciudad.
Me encanta tu forma de contar y ver las cosas, la vida, las personas,... me pareces fascinante (piropo que rescató de mi vocabulario perdido una gran amiga).
Por estas y otras muchas cosas no puedo dejar de escucharte y recordarte en ese concierto...

txilibrin dijo...

Lo que tengo es sueño, 8:37 de la mañana...
La cantidad de cobardes que están juntos. Cuánta gente que no se quiere unida por una hipoteca, por miedo o por pereza. No es justo para ninguno de los dos. Y tengo claro que nunca voy a hacer eso. Será por eso que sigo soltera, jajajaaa.

BESOS RESACOSOS

xuixida dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Romano dijo...

Muy bueno Marwan,genial,,,
Con tu permiso subi el link de tu blog al mio,,

abrazos,,,

mosoyrecomendable dijo...

... cuántas dudas .... cuántos replanteamientos .... y si se traslada el texto a a la vida real y no a las relaciones de pareja? ....



besicos rizos!

Lore* dijo...

Jolines marw...
cada día me quedo más alucinada, pero claro, era de esperar, no sólo ibas a saber escribir canciones bonitas... Era inevitable.
Y lo que es inevitable tambien, al menos por un periodo largo de tiempo es tener miedo, es seguir unido a alguien que ya no te hace reir, pero te da seguridad... en fin.

qué ganas tengo de verte!

Liedchen dijo...

En su día me enfrenté a esa misma situación, haciéndome esa misma pregunta:

"Ya no es lop mismo, no tengo ilusión por ésto, pero son casi 7 años, ¿lo mantenemos o lo dejamos?"

Y lo dejamos... No fue por probar otros labios, fue porque ya no era lo que los dos nos merecíamos...

sula dijo...

Mis amigos y yo nos hemos dado cuenta de que ya no reímos... más bien diría que nos reímos a destiempo... que mientras que unos han dejado de sonreír, otros tantos seguimos riendo... ¿Se puede vivir más deprisa el mismo periodo de tiempo?
Ellos dejaron de reír, se les cerraron los labios y se les acabaron los dientes... ya no quedaba alegría mutua que contar y solo quedaban las sonrisas fingidas a la cara del de al lado... La rutina hizo aparición en sus vidas y se acabó la pasión, había amor, pero ¿qué amor? Hay tantos tipos... lo suyo era más bien ese amor que recordaba el comienzo del fuego, la ilusión de los primeros humos, el jolgorio de la primera llama, la fascinación ante los colores cuando la llama está más viva... ahora ya solo les quedaba la melancolía que inunda el alma cuando las brasas consumen todo lo que queda...
Decidieron ser justos consigo mismos y lo dejaron... pero la rutina les pudo de nuevo, el vacío al otro lado de la cama al despertar, los buenos días con el desayuno o las buenas noches al acostarse, aunque ya no hubiera pasión, prefirieron la rutina que hacía más fácil sus vidas... pero les había borrado las sonrisas.

síl dijo...

si desaparecen las sonrisas poco merece la pena... y no digo que la pasión pueda durar toda la vida, pero sí la ilusión... hay demasiadas parejas así... y demasiada vida así... una lástima porqué hay demasiada vida por vivir sonriéndole...
un abrazo lleno de sonrisas

Anónimo dijo...

Hay quien dice que en el momento en que te paras a pensar si quieres a alguien, ya la dejaste de querer para siempre...

Me gustó mucho el texto Maru, un abrazo fuerte!

Juanan Herrera

Yem dijo...

Yo creo que hay que volar, si ya no eres feliz, tampoco será feliz él o la que esté a tu lado, eso es siempre así, no podemos quitarnos oportunidades de ver brillar algo nuevo en la bola de cristal.

zöe dijo...

Yo creo que lo principal es reirte con tu pareja, porque todos terminamos arrugados y decrépitos. Nuestros cuerpos dejan de resultar apetecibles, nuestras caricias se vuelven torpes, nuestros besos se vuelven desdentados,... Quizá es injusto lo que voy a decir, pero muchos hombres buscan sólo eso, la pasión inacabable,... No sé, yo creo que es una opción que tomamos, pero luego no podemos venir reclamando y llorando. Si quieres a alguien te quedas, aunque la pasión haya menguado, pero si lo cambias por un cuerpo más joven y agil que luego te deja tirado...es tu opción, no?

Alguien, no recuerdo quién, decía algo así como que tu libertad es tu condena...pues eso...

Anónimo dijo...

NO SE SI VENDRAS AFRANCIA ALGUN DIA,PERO HASTA ESE MOMENTO EL 22 DE SEP.IRE YO A MADRID A DISFRUTAR DE TU MUSICA..UN SALUDO
VICTOR(LYON,FRANCE)

carmen moreno dijo...

Una vez, en un concierto en el Pay Pay, dijiste algo así como que vivimos en un tiempo en el que nos cansamos del amor como de los teléfonos móviles.
E Ismael Serrano cantaba: "el amor es eterno mientras dura". Tal vez sea cuestión de hacer que dure para siempre. Yo prefiero reír con ella, pero, ya sabes, yo soy poeta...

Anónimo dijo...

Eterno dilema al que un montón de personas pares cierran los ojos ( y los aprietan fuerte fuerte) para no ver lo que tienen ante sus narices!

Porqué perdemos el norte?, qué nos hace dejar nuestra vida de lado aferrándonos a las zapas de furgol que nunca ya disfrutaremos poniéndonoslas, sino tan solo mirándolas con añoro.

Y de repente abres los ojos, como platos, y miras hacia el futuro, y descubres que esto no es lo que quieres y que tienes mucho dentro de tí para dar y te queda mucho por recibir....y eliges REIR!!

Porque cada segundo cuenta y no vuelve a pasar y no quiero ir por la vida de puntillas!!

Que fue de nuestro corazón de quinceañer@s que no nos dejaba parar en casa un minuto, ni dejar de luchar por la vida y aprovechar cada instante bebiendonos la vida con ansia...

Un vida de plástico para quién la quiera!

May dijo...

yo prefiero sonrerir incluso sin amor y sin deseo, pero un amor que te haga sentir asi, para mi, pronto no seria más que un mueble en mi salita.
besos, may

Azul dijo...

Es verdad, el amor y la rutina son incompatibles, pero también existe el amor destructivo, el que de tanto buscar la espontaneidad, termina por convertirse en un cancer... el que de tanto no quererse parecer al resto y ser especiales, aniquila hasta el mínimo resquicio de esperanza... También existe el amor absorvente que anula...

La rutina no es lo unico que roba la sonrisa... son demasiados los "peligros"... por eso, una simple sonrisa, es algo tan preciado...

Un abrazo...

Anónimo dijo...

Llevo muchos años casada y tengo varios hijos, un marido que está de rechupete y muchas,pero que muchas ganas de hacerlo todo con él. Es amor? Yo diría que es mucho más que eso. Y me río mucho, por supuesto.
Vivimos en un mundo de usar y tirar, cada uno que haga lo que quiera, pero no vengan con pamplinas, el amor existe y la pasión se mantiene. Y no, no hay que luchar ni nada de eso. Sería tan cansado y aburrido tener que luchar por una relación!!
Cuando oigo su coche entrar en el garaje el corazón me da un vuelco, estoy enamorarda como una quinceañera y no da vergüenza decirlo, creo que a la mayoría de la gente sí.
Obviamente soy correspondida.
Saludos

vegaspes dijo...

Sin risa no hay amor.
Sin libertad, tampoco.
Solución: amor libre.

El dejar a una persona con la que has estado años tampoco es haber perdido el tiempo, hayas estado con ella un día o cinco años has aprendido, y la vida es aprender...
¿Qué y para qué? No sé, pero es aprender.